Jo ta ke …aspertuta arte!

Ya sabemos que no era exactamente ese el lema tantas veces cantado, para espanto de casi todos, pero sí el espíritu de su sentido: dale que te pego … ¡hasta el aburrimiento!. Mañana (y ayer y anteayer y pasado mañana y …) volveremos a escuchar y leer que “las mujeres cobran un X% menos que los hombres por hacer el mismo trabajo”, es decir, que el diferencial promedio de salarios de trabajadores y trabajadoras (la “brecha salarial”) tiene como causa la discriminación retributiva de las últimas. Casi tantas veces como se repite el eslogan se ha demostrado empíricamente, con recuentos, estadística y matemáticas (como aquí) que es falso. Pero ça va de même! Seguirán repitiéndolo machaconamente contra toda evidencia. ¿Desinformación? ¿Astucia?. Piensen mal …

Ironicemos un poco, que tal vez sea más eficaz que el desenmascaramiento serio y fundamentado de la falacia. Hace un par de años encontramos en algún lugar de la red esta viñeta que casi lo dice todo. Sonrían, por favor:

Brecha salarial